La postura perfecta para aliviar el dolor lumbar es…no mantener una postura [+VIDEO]

El dolor lumbar es una afección común que impacta en la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo.

Según estudios recientes, se trata de la principal causa de incapacidad y absentismo laboral (1). Más del 80% de la humanidad sufrirá algún episodio de lumbalgia durante su vida y la discapacidad asociada al dolor lumbar se ha incrementado en un 54% en los últimos 30 años (2)

Uno de los factores comúnmente asociados al desarrollo de dolor lumbar es la postura.

Se ha teorizado mucho sobre cuáles son las posturas incorrectas susceptibles de provocar un episodio de lumbalgia y, así mismo, cuáles serían las posturas verdaderamente óptimas para prevenirlo.

dolor lumbar

Durante muchos años, se ha atribuido a “malas posturas” como sedestación flexionada o relajada la capacidad de provocar daño en las estructuras de la columna y dolor asociado (3).
 
Y, en relación a esto, se ha argumentado que una postura “saludable”, que mantenga una alineación adecuada de la columna, es la clave para evitar el dolor lumbar.

postura correcta

Se ha atribuido a posiciones erguidas, donde se dé una mayor alineación de los diferentes bloques corporales, como las más saludables. En teoría minimizan el estrés de las articulaciones vertebrales, reducen la presión sobre el disco intervertebral y permiten mejor palanca muscular (4).
 
Pero lo cierto es que cada sujeto es único y, su propias circunstancias ergonómicas, mediadas por su trabajo, deporte, estilo de vida, etc van a provocar progresivamente una adaptación postural.

Es decir, que un sujeto que se ha adaptado a una eventual “mala postura” va a estar plenamente preparado para soportar las cargas mecánicas asociadas a esa desviación postural (5).
 
Además, un tiempo suficientemente largo de postura mantenida, por “corregida” que esta esté, podría aumentar el miedo al movimiento en situaciones de dolor lumbar, lo cual aumentaría así mismo la discapacidad (6).

Así, y dada la discrepancia existente, otras investigaciones más actuales apuntan a la relación, no tanto entre mantenimiento de postura y lumbalgia, sino introduciendo la variable movilidad. Los hallazgos sugieren que el movimiento frecuente y la adopción de diferentes posturas alternantes pueden reducir la carga sobre las estructuras de la espalda y disminuir el riesgo de desarrollar dolor lumbar crónico (7).

espalda recta

En lugar de adherirse rígidamente a una única posición “correcta”, se recomienda adoptar una actitud más dinámica y flexible hacia la postura. Son los llamados “snacks de movimiento”.
 
En el movimiento estaría la clave. Somos seres diseñados para movernos.

Los cambios posturales frecuentes estimularían la circulación sanguínea y promueven la oxigenación de los tejidos. Además permiten a la musculatura activarse-relajarse en rango amplio, lo cual previene su rigidez. Así mismo, la introducción de estímulos mecánicos frecuentes impacta en la salud de los cartílagos articulares, que precisan estrés mecánico para su regeneración (8).

Pero…más allá de la percepción subjetiva del paciente, ¿cómo poder objetivar este fenómeno de alivio sintomático y normalización de la función provocado por los snacks de movimiento?

Te lo mostramos en un CASO CLÍNICO REAL.
 

Caso clínico real de dolor lumbar medido con electromiografía de superficie.
Paciente: Omar, 36 años.

ANAMNESIS:

Trabaja de oficinista. 10 horas al día sentado, aproximadamente.
Procura sentarse erguido. Actividad deportiva 3-4 horas a la semana (padel)

dolor de espalda

EXPLORACIÓN FÍSICA

Historial clínico: dolor lumbar de tipo mecánico de predominio izquierdo, sin irradiación. Varios años de evolución, episódico. Asociado a su trabajo, va en aumento según avanza la jornada laboral (en consonancia con lo que recogen estudios sobre el impacto del tiempo de sedestación en el dolor lumbar) (9).
 

  • Presenta dolor a la palpación de musculatura paravertebral izquierda, que él identifica como su dolor.
  • Dolor en gestos de flexión forzada.
  • Test de Schober lumbar positivo.

EXPLORACIÓN COMPLEMENTARIA CON EMG

 
Vamos a evaluar el tono basal de la musculatura a priori implicada en su sintomatología según los hallazgos de la exploración clínica.

Nuestra hipótesis de trabajo es:

  • Dolor lumbar focal con componente postural → ALTERACIÓN DEL TONO BASAL DEL MÚSCULO QUE PROVOCA EL DOLOR.

El procedimiento a llevar a cabo es el siguiente:

  • Medición del tono basal en su postura de trabajo (sedestación) → cambio postural (levantarse y caminar 20 segundos → nueva medición del tono basal al sentarse de nuevo.

PRUEBAS EMG

1. Evaluación del tono basal postural en sedestación.

Elegimos la postura de sedestación erguida que habitualmente mantiene en el trabajo y que él identifica con el agravamiento de sus síntomas. En el momento de la medición presenta dolor en la zona por mantenimiento prolongado de esta postura.

erector espinal izquierdo

Medimos erector espinal izquierdo (lado doloroso) y derecho, para obtener un posible valor de normalidad. La medición se hace en condiciones basales, es decir, no hay intención de movimiento por parte del paciente (se limita a mantener esa postura).
 

 

  • El erector espinal izquierdo presenta 4 veces más tono basal que el lado derecho. Esto es un hallazgo alterado en relación con el valor normal que sería el erector espinal derecho.

2. Evaluación EMG del tono muscular durante el cambio postural.

basal del erector espinal izquierdo

 
vid_omar-andando
 
Le hacemos cambiar la postura, levantarse de la silla y caminar durante 20 segundos. El dolor se atenúa.

  • El tono basal del erector espinal izquierdo se normaliza progresivamente según camina y se iguala al tono basal del erector espinal derecho al finalizar la marcha.

3.Re-evaluación del tono basal en sedestación tras el cambio postural.

erector espinal izquierdo

Le volvemos a sentar para medir el impacto del cambio postural. El dolor se ha aliviado tras caminar.

  • El tono basal del erector espinal izquierdo desciende y se iguala al del lado derecho según se sienta.
  • Es mucho menor al tono que presentaba antes de caminar.

RESUMEN DE RESULTADOS DE LAS PRUEBAS EMG

resultado de las pruebas de electromiografía
  1. El tono del erector espinal izquierdo está muy elevado con respecto al lado sano en la posición de trabajo habitual. Presenta dolor.
  2. Al caminar, se normalizan e igualan ambos tonos. El dolor desaparece.
  3. Al volver a sentarse tras el cambio postural, el tono se mantiene normal y no duele en el corto plazo.

CONCLUSIONES

  • Una postura (“correcta o no”) mantenida en el tiempo puede ser un factor perpetuante del dolor.
  • El fenómeno de dolor en sedestación se puede correlacionar con elevación del tono basal, medido con EMG.
  • Un cambio postural breve puede normalizar inmediatamente el tono y aliviar dolor, manteniendo además las mejoras en el corto plazo.

Nos vemos en el siguiente post.
 

BIBLIOGRAFÍA

  1. GBD 2015 Disease and Injury Incidence and Prevalence Collaborators. Global, regional, and national incidence, prevalence, and years lived with disability for 310 diseases and injuries, 1990-2015: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015. Lancet. 2016 Oct 8;388(10053):1545-1602. doi: 10.1016/S0140-6736(16)31678-6. Erratum in: Lancet. 2017 Jan 7;389(10064):e1. PMID: 27733282; PMCID: PMC5055577.
  2. Hartvigsen J, Hancock MJ, Kongsted A, Louw Q, Ferreira ML, Genevay S, Hoy D, Karppinen J, Pransky G, Sieper J, Smeets RJ, Underwood M; Lancet Low Back Pain Series Working Group. What low back pain is and why we need to pay attention. Lancet. 2018 Jun 9;391(10137):2356-2367. doi: 10.1016/S0140-6736(18)30480-X. Epub 2018 Mar 21. PMID: 29573870.
  3. Damkot DK, Pope MH, Lord J, Frymoyer JW. The relationship between work history, work environment and low-back pain in men. Spine (Phila Pa 1976). 1984 May-Jun;9(4):395-9. doi: 10.1097/00007632-198405000-00012. PMID: 6236564.
  4. Korakakis V, O’Sullivan K, O’Sullivan PB, Evagelinou V, Sotiralis Y, Sideris A, Sakellariou K, Karanasios S, Giakas G. Physiotherapist perceptions of optimal sitting and standing posture. Musculoskelet Sci Pract. 2019 Feb;39:24-31. doi: 10.1016/j.msksp.2018.11.004. Epub 2018 Nov 17. PMID: 30469124.
  5. Cutrufello PT, Gadomski SJ, Ratamess NA. An Evaluation of Agonist: Antagonist Strength Ratios and Posture Among Powerlifters. J Strength Cond Res. 2017 Feb;31(2):298-304. doi: 10.1519/JSC.0000000000001724. PMID: 27893477.
  6. Shanbehzadeh S, ShahAli S, Ebrahimi Takamjani I, Vlaeyen JWS, Salehi R, Jafari H. Association of pain-related threat beliefs and disability with postural control and trunk motion in individuals with low back pain: a systematic review and meta-analysis. Eur Spine J. 2022 Jul;31(7):1802-1820. doi: 10.1007/s00586-022-07261-4. Epub 2022 May 18. PMID: 35583666.
  7. Wernli K, O’Sullivan P, Smith A, Campbell A, Kent P. Movement, posture and low back pain. How do they relate? A replicated single-case design in 12 people with persistent, disabling low back pain. Eur J Pain. 2020 Oct;24(9):1831-1849. doi: 10.1002/ejp.1631. Epub 2020 Jul 27. PMID: 32621351.
  8. Kent P, Laird R, Haines T. The effect of changing movement and posture using motion-sensor biofeedback, versus guidelines-based care, on the clinical outcomes of people with sub-acute or chronic low back pain-a multicentre, cluster-randomised, placebo-controlled, pilot trial. BMC Musculoskelet Disord. 2015 May 29;16:131. doi: 10.1186/s12891-015-0591-5. PMID: 26022102; PMCID: PMC4446825.
  9. De Carvalho DE, de Luca K, Funabashi M, Breen A, Wong AYL, Johansson MS, Ferreira ML, Swab M, Neil Kawchuk G, Adams J, Hartvigsen J. Association of Exposures to Seated Postures With Immediate Increases in Back Pain: A Systematic Review of Studies With Objectively Measured Sitting Time. J Manipulative Physiol Ther. 2020 Jan;43(1):1-12. doi: 10.1016/j.jmpt.2019.10.001. Epub 2020 Feb 17. PMID: 32081511.